fbpx

Rutina de ejercicios en casa para novatos | Activa tu cuerpo

0

Con el mundo paralizado debido al COVID-19 nuestras vidas han cambiado drásticamente. Las rutinas que practicábamos con naturalidad se han visto interrumpidas y el distanciamiento social se ha convertido en la prioridad número uno. Resulta natural sentir ansiedad ante este nuevo panorama pero debemos aprender a gestionarla. Por ello, resulta imprescindible introducir el orden y la constancia en nuestro día a día y el ejercicio físico puede convertirse en una vía de escape clave a la hora de sobrellevar esta desconocida situación.

Según Marian Barrantes, psicóloga sanitaria en clínicas Dorsia, mantenernos activos durante estas semanas nos aportará múltiples beneficios tanto a nivel físico como psicológico. Por ejemplo, al hacer ejercicio nuestro cuerpo segrega endorfinas lo que mejora nuestro humor y nuestro estado anímico. Además, si eres de los que les está costando conciliar el sueño estos días, mantenerte activo hará que estés más cansado a la hora de ir a la cama y por lo tanto el modo descanso se activará antes, ayudando a dormir más y mejor. Por último, mantener una rutina física permitirá que estés distraído durante unas horas. La mente desconectará del exceso de información negativa, por lo que conseguirás reducir la ansiedad y cualquier otra sintomatología depresiva asociada a ella.

Los expertos de Clínicas Dorsia, en su constante preocupación por el bienestar de sus pacientes, han elaborado una sencilla rutina de ejercicios específicamente diseñados para no tener que salir de casa y con los que podrás mantener el tipo durante estas semanas. Podrás realizarlos en el salón, en el dormitorio, en la cocina, ¡Dónde sea!

Una vez explicados los ejercicios, tan solo queda hacerse un calendario con los días y las horas en las que realizarás tu rutina, ¡Así te aseguras de cumplirlo! Los profesionales de clínicas Dorsia aconsejan realizarlo cuatro veces a la semana como mínimo. Bajo el lema #yomecuidosolaencasa te contamos todos los ejercicios que podrás realizar estos días dentro de esta rutina experta:

Flexiones en el suelo

Flexiones en el suelo.
Flexiones en el suelo.

Las flexiones son un ejercicio muy fácil de realizar en casa, ya sea en el suelo o sobre una esterilla. Acuéstate boca abajo y coloca la palma de las manos en el suelo a la altura de tus hombros. Levanta tu cuerpo y consigue mantener tu cuerpo erguido sin subir el glúteo y mirando hacia el frente.

Si no puedes con todo tu peso, puedes apoyar las rodillas, de esta forma se trabaja la misma zona a una menor intensidad. Realiza tres series de 10 flexiones.

Flexiones en la pared

Flexiones en la pared.
Flexiones en la pared.

Si las flexiones en el suelo no son lo tuyo, o simplemente quieres tonificar más esa zona te damos otra opción. Apoya tus manos en la pared y sepárate (cuanto más te separes más intenso será el ejercicio).

Al igual que en el suelo coloca tus manos a la altura de los hombros y eleva tus piernas esta es la posición inicial del ejercicio. Para realizarlo baja hacia la pared apretando el abdomen y procura que tu espalda no se tuerza. Realiza tres series de 10 flexiones.

Sentadillas con los brazos hacia adelante

Sentadillas con los brazos hacia adelante.
Sentadillas con los brazos hacia adelante.

Para este ejercicio realizaremos una sentadilla normal, pero con los brazos extendidos para intensificar. Si con los brazos extendidos te resulta imposible realizar el ejercicio puedes realizar sentadillas normales.

Recuerda que al realizar una sentadilla tus rodillas deben estar mirando en la misma dirección que la punta de tus pies. Haz tres repeticiones de 10 sentadillas.

Subida de escalón

Subida de escalón.
Subida de escalón.

Aunque este ejercicio se realiza con un cajón, puedes utilizar una silla o cualquier objeto que te permita subir a él sin que se vuelque.

Apoyamos uno de los pies completamente en el cajón y el otro en el suelo. El pie que está en el suelo se eleva y se coloca también en el cajón.

Ten en cuenta que al elevar el pie debes utilizar la fuerza de tu pierna y contraer tu abdomen. De lo contrario, no estarás haciendo el ejercicio de una forma correcta. Haz dos repeticiones de 10 subidas con cada pierna.

Puente para glúteos

Puente para glúteos.
Puente para glúteos.

Apoya todo tu cuerpo en el suelo o en una esterilla y coloca las manos hacia abajo como se indica en la ilustración. Eleva la pelvis y mantén la espalda recta, después baja sin llegar a tocar el suelo hasta el final de las repeticiones. Haz tres repeticiones de 10 elevaciones.

Abdominales simples y cruzados

Abdominales simples y cruzados.
Abdominales simples y cruzados.

Para los abdominales clásicos, coloca tus manos detrás de la nuca y eleva para realizar un abdominal. Focaliza tu energía en el abdomen y ten cuidado con la zona del cuello. Haz tres repeticiones de 10 abdominales.

Para los cruzados, túmbate en el suelo y coloca tus pies apoyados en el suelo. Apoya uno de tus pies en la rodilla y coloca tu brazo contrario debajo de tu cabeza. Esta es la postura inicial del ejercicio, ahora manteniendo el abdomen duro intenta tocar con tu nariz la rodilla. Haz dos repeticiones de 10 ejercicios con cada pierna.

Abdominales en bicicleta

Abdominales en bicicleta.
Abdominales en bicicleta.

Esta vez, en lugar de apoyar los pies colocándolos a 90 grados y tus dos manos debajo de tu cabeza. Intenta que tu nariz toque tu rodilla izquierda mientras que la pierna derecha está extendida, haz lo mismo, pero al revés. Realiza dos repeticiones de 10 ejercicios.

Tijeras

Tijeras.
Tijeras.

Tumba todo tu cuerpo y eleva tus piernas. Ahora haz cruces con ellas simulando el movimiento de una tijera. Realiza 3 repeticiones de 20 ejercicios.

Cómo conectar con tu hijo adolescente

0

¿Alguna vez sientes que tu hijo adolescente es de otro planeta, que habla un idioma que no entiendes, que se interesa por cosas que no conoces? Tranquila. Esto es un fenómeno común. Tu hijo adolescente no es raro, simplemente es adolescente. Su adolescencia no tiene por qué ser como la tuya. Sus intereses no tienen por qué ser los tuyos.

La adolescencia no es igual para todos, pero sí que hay cosas comunes a todos, como la inquietud por tomar decisiones por sí mismos o la necesidad de responder a la pregunta “quién soy yo”. Sea como sea, la clave para que los padres puedan conectar con sus hijos adolescentes está, básicamente, en centrarse en la relación con ellos. En este momento de poco -o nada- sirven los castigos.

“La mejor manera de mantener a los niños en casa es construir una atmósfera agradable en el hogar”. -Dorothy Parker.

A continuación, vemos algunos métodos eficaces para que los padres se mantengan conectados con sus hijos adolescentes.

Haz preguntas y escucha

El primer paso para entender a un adolescente es hacerle preguntas, pero no cualquier tipo de pregunta. Las preguntas deben hacer de forma estratégica para que se abra y conteste.

Escuchar más que hablar y luego llegar a un acuerdo”, claves para que  nuestros hijos adolescentes desarrollen una autoestima sana

Ser demasiado directo o ir demasiado al grano solo favorecerá a que el adolescente se cierre. Es necesario involucrarlo en la conversación, hacerle sentir partícipe y, sobre todo, que vea que nos interesa lo que piensa (más que lo que hace).

Además, debes estar disponible para hablar en cualquier momento. Para la mayoría de los adolescentes, eso significa hablar a altas horas de la noche, muchas veces sobre temas que te parecerán triviales, o a las horas más inoportunas que puedas imaginar, pero está bien. Si tu hijo adolescente te reclama, habla, mejor dicho, escúchale y dale cuerda para que siga hablando.

Si eres una buena oyente tu hijo te contará muchas cosas, se desahogará contigo y te pedirá consejo. Si no lo haces tú, tendrá que buscar eso fuera. Así que no dejes pasar ni una sola oportunidad, aunque sea el peor momento del mundo. Y asegúrate de que tu hijo sabe que puede contar contigo siempre y en cualquier momento.

Indaga sobre sus intereses

Uno de los grandes problemas de comunicación con los adolescentes es entender de qué están hablando, incluso interpretar su lenguaje. Si no entiendes lo que te dice o está interesado por cosas que te suenan a chino tu deber es enterarte.

Lo desconocido nos da miedo. Es algo habitual. Salvar el muro de la ignorancia no solo nos hará perder el miedo a lo que hacen nuestros hijos, sino que nos permitirá establecer conversaciones con ellos y, lo que es más importante, verán que nos interesamos por sus gustos y nos esforzamos por comprenderlos.

Relájate

El hecho de que te intereses por lo que hace tu hijo e intentes estar en su onda no justifica que estés todo el día encima de él, aunque sea con una postura abierta y tolerante. Relájate y deja que tu hijo viva su adolescencia. Vigila, pero desde la distancia.

Las cosas están complicadas para los adolescentes de hoy. Tienen muchas puertas a las que llamar y muchas oportunidades para perderse, pero no puedes negarle todo ni protegerlo de todo, al menos si has hecho un buen trabajo educándolo previamente. Ahora es el momento de recoger los frutos de la educación de la infancia.

Busca oportunidades para estar juntos

Comer y/o cenar juntos es un hábito que debería instaurarse en la adolescencia. Si no es posible hacer las dos comidas con tus hijos, al menos esfuérzate por hacer una. Es una ocasión fantástica para tratar temas cotidianos, conocer cosas de tus hijos y darte a conocer, por no hablar de lo importante que es vigilar los hábitos alimenticios a esta edad.

Además, deberías planificar actividades de fin de semana con regularidad, como excursiones, viajes o actividades deportivas. Pero asegúrate de que tus hijos desean hacer eso, porque si programas algo que no les gusta conseguirás lo contrario de lo que buscas. Una buena manera de acertar es programar las actividades con ellos.

Consejos al mínimo

No hay nada mejor que dar consejos a un adolescente para que haga justo lo contrario. Además, con cada consejo no solicitado estás enviando a tu hijo el mensaje de que no es capaz de resolver los problemas por sí mismo.

En vez de dar consejos a tu hijo adolescente busca oportunidades para hablar y para que se desahogue, cuéntale historias tuyas con problemas similares o deja a su alcance libros o películas que puedan darle alguna idea. Lo que sea para que tu hijo alcance una solución o piense en ello. Si en vez recetas le das oportunidades para pensar volverá a por más.

Consejos para cumplir tus metas

0

Los consejos que detallamos a continuación puede que ayuden a facilitar el fijar y cumplir metas:

  1. Las metas específicas y realistas son las más factibles. Cuando se trata de lograr un cambio, las personas que tienen éxito son aquellas que fijan metas realistas y específicas. “Voy a reciclar todas mis botellas plásticas, latas de refrescos y revistas” es una meta mucho más factible que “Voy a hacer algo por el medio ambiente.” El que puedas atenerte a una determinada meta facilita este proceso.
  2. Se necesita tiempo para que un cambio se convierta en un hábito establecido. Probablemente tomará un par de meses antes de que un cambio como levantarte media hora antes para hacer ejercicio se convierta en parte de tu vida. Eso se debe a que tu cerebro necesita tiempo para acostumbrarse a la idea de que tu nuevo hábito es parte de tu rutina regular.
Ilustración del concepto de meta vector gratuito
Creado por stories en freepik
  1. Repetir una meta hace que permanezca. Expresa tu meta en voz alta cada mañana para recordarte a ti mismo(a) lo que quieres y para qué estás trabajando. (Escribir también ayuda.) Cada vez que recuerdas tu meta, estás entrenando a tu cerebro a que lo haga posible.
  2. Complacer a otras personas no funciona. La clave para hacer que un cambio sea permanente es encontrar el deseo de que esto ocurra dentro de ti — tienes que hacerlo porque realmente lo quieres, no porque un amigo, amiga, entrenador, padre u otra persona quiere que los complazcas. Será más difícil mantenerte enfocado y motivado si haces algo por obligación a otra persona.
  3. Los impedimentos no significan fracasos. Las equivocaciones son parte del proceso de aprendizaje a medida a que entrenas a tu cerebro a pensar de una nueva forma. Puede que te tome varios intentos alcanzar tu meta, pero eso no importa, es normal que te equivoques o que te rindas algunas veces cuando intentas hacer un cambio. Así que recuerda que todas las personas cometen errores y no te preocupes en exceso por ello, Simplemente recuérdate a ti mismo que debes de continuar en el cumplimiento de tus metas.
Ilustración del concepto de linea de meta vector gratuito
Creado por stories en freepik

Cómo prevenir el tabaquismo en los jóvenes

0

Los hábitos de consumo de tabaco se han convertido en una de las mayores preocupaciones en relación a la salud pública, llegando a constituirse como un grave problema dentro de la sociedad y a pesar del conocimiento que se siente acerca de sus efectos perjudiciales.

Sin embargo, al día de hoy continúan existiendo un gran número de personas fumadoras. De toda esta población, los adolescentes se han constituido como uno de los focos principales de consumo de tabaco, existiendo según la Organización Mundial de la Salud (OMS) cerca de 150 millones de adolescentes fumadores.

Pero existen diversas formas de prevenir el tabaquismo en los más jóvenes, empezando por conocer las causas que los llevan a desarrollar este hábito tan nocivo para la salud.

Principales causas del tabaquismo en los jóvenes

Los motivos por los cuales la población más joven se interesa por el hábito de fumar son diversos. No obstante, saber reconocerlos es de vital importancia para poder intervenir a tiempo y prevenir el tabaquismo en jóvenes y adolescentes.

  • Aceptación social
Hábito, Vicio, Adicción: lo que Debes Saber Antes de Dejar de Fumar – Tabbak

La aceptación social es la principal causa, y la más conocida, por la que un adolescente comienza a interesarse por el tabaco y en consecuencia a querer probarlo. Comenzar a fumar se ha convertido en un rito de integración a través del cual los jóvenes sienten que forman parte de un grupo.

Asimismo, la curiosidad, el deseo de experimentar o el mero hecho de creer que está de moda o de que puede convertirlos en personas populares, también son unos grandes alicientes por los que jóvenes empiezan a fumar.

  • Fumar como desafío a las normas

La época de la prepubertad y la adolescencia están caracterizadas por un fuerte sentimiento de rebeldía, de provocación y de un gran impulso de transgresión. Para todos estos jóvenes, el hecho de fumar es una de las maneras más rápidas y eficaces de enfrentarse a las reglas y saltarse la normativa impuesta por sus progenitores, por la sociedad o el colegio.

  • Fumar para aliviar el estrés

Influenciados por las creencias que existen en torno al tabaquismo y al propio tabaco, muchos de los adolescentes que deciden empezar a fumar lo hacen con la intención de mitigar los síntomas del estrés y la ansiedad, cuando se enfrentan a situaciones de alta presión como las épocas de exámenes o ante la vivencia de eventos con una carga emocional elevada.

Sin embargo, aquello que desconocen es la reacción que fumar tendrá en su cuerpo, puesto que se sentirán relajados durante unos momentos, pero después la sensación de estrés va a ser mayor, por lo que necesitarán fumar cada vez más y más.

  • Influencia de los progenitores

Todo el volumen de investigación realizada en torno a los hábitos de consumo de tabaco coincide en que los adolescentes cuyos padres son fumadores corren mayor riesgo de convertirse en fumadores y adictos a la nicotina que el resto de los jóvenes.

Padres que fuman en casa con sus hijos dentro | Mediavida

Por lo tanto, aquellos adultos fumadores y con hijos han de ser conscientes de la influencia que este hábito tiene sobre sus hijos, tanto de forma directa mediante las consecuencias del humo del tabaco, como a medio-largo plazo causando una adicción en sus hijos.

  • Medios de comunicación y publicidad

A pesar de que actualmente está prohibido realizar cualquier tipo de campaña que promueva el tabaquismo en adolescentes, las escenas, bien en cine, la televisión o la prensa, en las que cualquier persona o personaje se enciende un cigarrillo son más que habituales.

Al igual que se ha demostrado la influencia de los padres en el tabaquismo, existe una gran evidencia de que los anuncios y los medios de comunicación tienen la capacidad de aumentar el deseo de fumar en los adolescentes.

  • Falta de información

Aunque cada vez se realizan más campañas para prevenir el tabaquismo, tanto en adolescentes como en adultos, los mitos y falsas creencias que benefician al tabaquismo aún perduran en la mente colectiva.

Todas estas creencias erróneas pero muy populares consiguen que las consecuencias negativas del tabaco queden sepultadas por la imagen positiva que todavía se tiene de este.

Consejos para la prevención del tabaquismo en jóvenes

Uno de los factores más importantes a la hora de prevenir el tabaquismo es el de evitar que los adolescentes comiencen a fumar, intentando evitar así los primeros consumos. El motivo es que los adolescentes comienzan a fumar por los motivos anteriores sin conocer las consecuencias de ello, y no siendo conscientes del nivel de adicción que puede llegar a ocasionar.

Algunos consejos o medios para evitar que los jóvenes se inicien en el tabaquismo son los siguientes.

1. Proporcionar información

Como en cualquier otro tipo de campaña de concienciación, el primer paso y posiblemente el más importante es el de proporcionar información a los jóvenes acerca del tabaquismo.

Es obvio que toda la población, independientemente de la edad, es consciente de que fumar comporta un gran número de consecuencias negativas para la salud de la persona. Sin embargo, parece que el solo hecho de saberlo no es suficiente.

Teniendo en cuenta esto, es de suma importancia facilitar y proveer a la población más joven sobre los efectos y secuelas reales del tabaquismo, incluyendo las enfermedades que este puede ocasionar, los efectos en el deterioro físico y mental, y los porcentajes de muertes que existen por causas relacionadas con el tabaquismo.

2. Psicoeducar

Otra de las medidas que es necesario adoptar es la de suministrar información sobre los efectos psicológicos del consumo de cigarrillos.

conceptos básicos - tabaquismo y sus consecuencias

Dado que los efectos perjudiciales del tabaco suelen aparecer a medio-largo plazo, una persona joven puede comenzar a fumar con la ilusión de dejarlo antes de que estos efectos aparezcan. Por lo tanto, es esencial informar sobre el potencial adictivo de este, sobre cómo funcionan los mecanismos de adicción y sobre las consecuencias a corto plazo de comenzar a fumar o de hacerlo de forma habitual.

3. Predicar con el ejemplo

Como se menciona anteriormente, una de las causas por las que los jóvenes empiezan a fumar es por pura imitación, bien por medio de los padres, algún familiar, amistades, etc.

De todas formas, es de vital importancia que aquellas personas en las que recae la responsabilidad de intervenir o interaccionar con los jóvenes sean capaces de constituir un ejemplo y no fumen delante de los más jóvenes.

Por desgracia, en muchos de los casos no es posible predicar con el ejemplo, puesto que en un gran número de ocasiones los adultos que rodean a la persona más joven ya son consumidores habituales de tabaco.

4. Incentivar el razonamiento

Esta medida consiste en permitir a los más jóvenes desarrollar un razonamiento crítico acerca del tabaco, dejando que, tras proporcionarles una información objetiva, emitan sus propios juicios y valoraciones en torno al tabaquismo.

5. Enseñar a decir “no”

OMS percibe reducción de tabaquismo entre hombres | Salud | La Revista | El  Universo

Una de las situaciones más habituales con las que se encuentra un adolescente es aquella en la que una amistad o conocido le ofrece un cigarrillo. La falta de educación emocional y de técnicas asertivas, junto con el miedo a ser rechazado provocan que en la mayoría de los casos el adolescente acabe aceptando.

Por lo tanto, proveer de habilidades que les permitan decir “no” y rechazar el consumo de tabaco sin sentirse mal por ello son fundamentales para prevenir que los jóvenes comiencen a fumar.

6. Promover la actividad física

La promoción de estilos de vida saludables, en los que se incluye que el adolescente siga estilos de vida sano y practique algún tipo de ejercicio físico es una herramienta muy útil para impedir la llegada de los hábitos de consumo de tabaco en adolescentes.

Un joven motivado por el deporte y la salud física es menos susceptible de incurrir en prácticas perjudiciales para su salud, lo que incluye también el fumar.

Claves para mejorar la comunicación entre padres e hijos

0
Madre e hijo hablando

No existe un manual que sirva para todos los padres del mundo, pero sí existen ciertas pautas generales que pueden convertirse en una buena brújula si queremos mantener una buena relación con nuestros hijos. Estas pautas también nos pueden orientar para hablar con ellos de algunos temas delicados.

La comunicación entre padres e hijos es muy importante.

En este artículo en concreto os ofrecemos algunas claves para mejorar la comunicación, para aumentar la empatía, mejorar la forma en la que escuchamos a nuestros hijos y aumentar su motivación para que ellos nos escuchen.

“Lo más importante en la comunicación es escuchar lo que no se dice”. -Peter Druker

Claves para mejorar la comunicación entre padres e hijos

Mejorar la comunicación entre padres e hijos es fundamental para fortalecer el vínculo y vivir en armonía familiar.

  1. Intenta no ser impositivo, ¡Dialoga con tus hijos!
    A la hora de comunicarnos con ellos, es mejor no dar opiniones cerradas, impositivas o directivas. Especialmente si los niños ya no son tan niños y tienen una edad. Dialoguemos con ellos, hagamos preguntas, incentivemos la reflexión conjunta, escuchemos los motivos por los que hicieron lo que hicieron y alcancemos acuerdos que nos dejen y les dejen satisfechos.
    Como padres queremos controlar todas las situaciones que viven nuestros hijos, en casa, con sus hermanos, amigos, abuelos, en el colegio, etc. Creemos que, si les decimos qué hacer, incluso cuando la situación ya ha pasado, ellos obedecerán, y de esta forma estarán protegidos si algo así les volviera a ocurrir.
    La realidad es que la mejor forma de ayudar a nuestros hijos ante los conflictos es ayudarles a reflexionar, intentando comprender los motivos por los que actuaron de esa forma. Esto también ayudará a la relación que tenemos, ya que se sentirán escuchados y tomados en cuenta.

“El carácter de un hombre podría ser aprendido por los adjetivos que usa habitualmente en sus conversaciones”. -Mark Twain

  1. Hablar de las propias experiencias para mejorar la comunicación entre padres e hijos
    La comunicación entre padres e hijos debe ser mutua y adaptada al nivel y la edad de nuestros hijos. Por otro lado, puede ser muy bueno que les contemos nuestras experiencias -tanto pasadas como actuales-, la forma que nos sentimos y lo que pensamos. Esto nos hace más humanos y nos baja un poco de esta posición de que nada nos pasa y nada nos molesta, que a veces proyectamos.
    Con esta comunicación nuestros hijos se sentirán más cercanos a nosotros y podrán escuchar otras formas de resolver problemas. Esto no necesariamente implica que harán lo mismo que nosotros, pero sí puede darles pie para que nos pregunten y tengan más confianza con nosotros para contarnos lo que les pasa.
  2. Escúchalos sin juzgar
    Escuchar activamente, es ser empáticos y dar una importancia especial a los sentimientos que hay detrás de los que nos narran. Esto implica que tenemos que hacer un esfuerzo por vencer determinadas barreras, especialmente aquellas que tienen que ver con su indecisión e inseguridad.
    En este sentido, es importante no utilizar en su contra todo aquello que nos cuenten en confianza, por muy enfadados que podamos llegar a estar en un determinado momento.
    Por otro lado, nuestros hijos van a plantearnos retos que también son interesantes para nosotros. Uno de esos retos es el de abrir nuestra mente y entender que ellos pueden tener otra forma de ver el mundo. De manera que vamos a tener que reconocerles como iguales o incluso como mejores en determinadas áreas, a medida que crecen.
    Al no juzgarles, les mandamos un mensaje claro a nuestros hijos: queremos escucharlos y estamos dispuestos a aceptarles. A aceptar que se sientan tristes, enfadados o dolidos. Así, desde el reconocimiento de sus emociones es desde donde vamos a poder ayudarles a elegir la mejor opción.

“Sean cuales sean las palabras que usamos, deberían ser usadas con cuidado porque la gente que las escuche será influenciada para bien o para mal”. -Buddha

  1. Antes que amigos, somos padres
    En temas de comunicación con los hijos es importante estar abiertos, saber lo que les interesa y lo que les gusta, pero nuestros hijos necesitan padres que les orienten, que les pongan limites, y no amigos o colegas. Ese no es nuestro rol, o al menos nuestro rol principal.
    Para nuestros hijos, conforme vayan creciendo y haciéndose adolescentes, habrá temas de los que no querrán hablar con nosotros y es importante que lo respetemos (incluso que tengamos paciencia: igual ahora no quieren, pero si mantenemos la puerta abierta, igual dentro de unos días sí).
    Además, si tenemos una buena comunicación y cercanía con nuestros hijos, estos temas no sean muchos y al final terminarán recurriendo a nosotros cuando tengan una preocupación importante. Pero, como hemos dicho, eso sucederá siempre que respetemos su intimidad y el nivel de autonomía que corresponde a su edad. De otra forma, para proteger estos dos derechos, se alejarán de nosotros.
  2. Para mejorar la comunicación entre padres e hijos predica con el ejemplo
    Es importante establecer una comunicación entre padres e hijos directa y clara con los temas que así lo requieran. Si nuestros hijos tienen la sensación o nos ven hablando de ellos, de nuestra familia y de cosas íntimas con otros, lo más probable es que se vuelvan reservados por miedo a que contemos lo que nos confían.
    Otro valor en el que se asienta una buena comunicación con nuestros hijos es la sinceridad. Es importante tratar de decir la verdad a cerca de lo que pensamos, decimos y sentimos. Esto también implica cumplir con aquellos compromisos que adquirimos.
    En cuanto a la sinceridad, si la practicamos, es probable que nuestros hijos cuando quieran contarnos algo, que saben que no nos va a sentar muy bien, lo hagan de todas formas. Contarán con nosotros para encontrar soluciones a los líos en los que se metan.
    Ser sinceros también implica que pidamos perdón y reconozcamos aquellos errores propios que identifiquemos. Nuestros hijos actuarán y se comportarán como observen que nosotros lo hacemos: somos su ejemplo más inmediato, y si no actuamos con sinceridad y discreción, es probable que ellos tampoco lo hagan.

“La comunicación efectiva comienza con la escucha”. -Robert Gately

  1. No discutas con tus hijos por “quién tiene la razón”
    Muchas veces, cuando estamos hablando, las conversaciones se transforman en discusiones que pueden crecer y transformarse en peleas. Es importante evitarlo, manteniendo la clama, comportándonos como adultos, utilizando un tono de voz adecuado y escuchando primero, sin interrupciones.
    Cada uno debe ser capaz de exponer sus razones y opiniones y después tratar de llegar a un acuerdo. En muchas ocasiones no estaremos de acuerdo con nuestros hijos o ellos no estarán de acuerdo con nosotros, pero cada uno debería poder expresarse sin sentirse menospreciado.
    Recordemos que somos los adultos, pero que no por eso nuestros hijos dejan de tener una opinión o razones para actuar de una determinada manera. En este sentido, hablar sin imponer nuestras ideas es una de las mejores formas para mantener una buena comunicación entre padres e hijos y hacer que estos últimos se sientan valorados y escuchados.

Últimas claves para mejorar la comunicación entre padres e hijos

Vamos con algunas recomendaciones finales, con las que vas a poder asentar esa comunicación entre padres e hijos, basada en la confianza:

  • Pregúntales qué necesitan cuando quieren hablar contigo: si quieren un consejo o ayuda para resolver un problema, o solo que los escuches.
  • Habla en positivo: hablemos sobre las actitudes y no sobre ellos: “lo que hiciste no me gusto o “quizá podrías haber hecho algo diferente” y no “eres malo o tonto”.
  • Déjales que cometan errores: no siempre podremos evitar que se equivoquen y muchas veces esa experiencia les servirá de aprendizaje.
  • Sé claro cuando des información: sé consistente y evita contradicciones para que ellos sepan claramente lo que les pides y no haya confusiones.
  • Inclúyeles a la hora de tomar decisiones que afecten a la familia.

En resumen, la comunicación es un pilar de fundamental en cualquier relación. Ella es la que marca los tiempos, los mensajes y en gran medida las interacciones. Indirectamente también marca valores fundamentales, como lo es la confianza o la sinceridad. Por eso mismo, la comunicación entre padres e hijos es importante cuidarla; de hecho, de ella va a depender mucho la ayuda que les podamos prestar a nuestros hijos.

Confianza padres e hijos | Lo que debes saber

0

Nadie nos dice cómo ser padres, aunque nos dan miles de consejos, realmente nunca se está preparado para ser padre o madre. Lo único cierto es que la comunicación es la base de cualquier buena relación, si no hay comunicación te estarás perdiendo momentos importantes en la vida de tus hijos.

Actualmente los niños y adolescentes se encuentran expuestos a diferentes riesgos, ya sea en el aula, la calle e incluso en el uso de internet. Cada vivencia será un factor de aprendizaje el cual influye directamente en la formación de carácter, identidad, comportamiento y pensamiento. Acompaña a tus hijos, escúchalos y comunícate con ellos, busca generar confianza para que puedas estar al pendiente de lo que sucede a su alrededor y contribuye en su formación. Conoce algunos tips para crear confianza entre padres e hijos. 

Se empieza por el ejemplo: Comienza contigo

Los niños pequeños son completamente receptivos de tus acciones. Busca expresar más tus emociones y sentimientos, comparte experiencias e invita a tus hijos a compartir sus vivencias. Tu comportamiento frente a diferentes situaciones será la primera referencia que ellos tengan ante esa situación. Por ejemplo, si te enojas fácilmente y actúas con ira frente a ellos, probablemente repliquen esas acciones ante una situación de enojo. Si no expresas emociones no generan empatía y será difícil inducir la comunicación familiar.

Es un trabajo en equipo, busca que tu pareja también genere canales de comunicación sanos. Ustedes serán la primera referencia ante muchas situaciones que los niños vivirán en un futuro, serán un punto de referencia para las decisiones que tomen.

Ser empático: evita enojos innecesarios

Cómo controlar la ira para tener hijos emocionalmente sanos - Eres Mamá

A veces una mala noticia o el bajo rendimiento escolar o cualquier problema que tus hijos tengan pueden concluir en enojo. Es normal estar frustrado, pero si tu primera reacción conduce tus decisiones perderás puntos importantes de confianza. Si los chicos llegan con una noticia y en tu enojo les gritas o los castigas, incentivas a que opten por no decirte las cosas o acudir a alguien más que no los apoyará como tú. Muestra serenidad frente a situaciones complicadas, pregúntate el por qué están sucediendo las cosas, actúa de forma resolutiva: por ejemplo, si las calificaciones van mal, recorta los tiempos de videojuegos e involúcrate en sus tareas escolares.

No juzgues a tus hijos, escúchalos

Si cada que tus pequeños intentan acercarse a ti notan que los estás juzgando, seguramente no volverán recurrir a ti como primera opción. Aplica esta acción incluso con las personas de tu alrededor, es un error juzgar a los demás aun teniendo o no la información suficiente y es un doble error juzgar a las personas frente a tus hijos. Incluso cuando no los juzgues a ellos probablemente inhibirá que te confíen información a la que ya han notado tu rechazo. Recuerda que cada cosa que expresamos y acciones que realizamos habla de nosotros.

Dedica tiempo de calidad al espacio familiar

Crea actividades familiares con frecuencia. Es buena idea compartir experiencias durante la comida, toma la iniciativa comparte cómo estuvo tu día y pregunta por los demás. Organiza salidas familiares, no tienen que ser costosas, basta con llevar a los niños al parque un día a la semana o que ambos acompañen a los niños a sus actividades recreativas, también pueden realizar actividades deportivas juntos, asistir al teatro, leer en colectivo, etcétera. El tiempo de calidad que pases con tu familia genera confianza y fomenta los hábitos saludables.

Respeta su espacio personal

Es saludable permitir espacios de recreación individuales, el tiempo a solas ayuda al desarrollo del autoconcepto o reconocimiento de sí mismo, podrá reconocer sus capacidades y limitaciones. La formación de identidad y carácter también se forma en sí mismo. Toma cierta distancia y establece horarios de recreación, por ejemplo, no es saludable que un pequeño pase más de una hora frente a una pantalla, sin duda estarás más tranquilo si utilizas controles parentales en los dispositivos que usan.

Construye la confianza todos los días

No intentes obligar a tus hijos a contarte las cosas, establece lazos de confianza y trabaja en ello día con día. Aprender a comunicarse con los hijos es un trabajo constante que depende de ti construir. Crea escenarios de comunicación, acciones como platicar durante la comida, ser expresivo, no juzgar a los demás, dedicar tiempo de calidad a la familia, así como fomentar su construcción social son pequeñas acciones que trabajaras día con día durante toda su formación. De esta manera cuando tengan un problema serás la primera persona a la que acudan y podrás apoyarlos. Toma decisiones correctas y encamina a tu familia a crear espacios de comunicación reactiva, no te pierdas la oportunidad de ser el apoyo de tus pequeños, protegerlos y animarlos en cada día.

Cómo desarrollar lazos de confianza entre padre e hijo? | Walac Noticias

Consejos para que tu hijo tenga confianza en sí mismo

0

La confianza en sí mismo es uno de los mayores regalos que un padre puede hacer a sus hijos.

Carl Pickhardt, psicólogo y autor de 15 libros sobre educación infantil, dice que un niño que carece de esta confianza será reticente a probar cosas nuevas y difíciles porque tiene miedo al fracaso y a decepcionar a otros.

Superhero kids

Esto puede hacer que en el futuro no den un paso adelante cuando sea necesario, evitando así una carrera exitosa.

“Los enemigos de la confianza son el desánimo y el miedo” comenta. Así que, como padre, es tu trabajo alentar y apoyar a tu hijo para que se atreva a probar tareas complicadas.

Aquí van 17 conejos para que tu hijo tenga más confianza en sí mismo:

1. Alaba su esfuerzo, independientemente de si ganan o pierden

Cuando están creciendo, el desarrollo es más importante que el objetivo en sí mismo.

Así si tu hijo meta el gol que decide un partido o accidentalmente falla la ocasión decisiva, aplaude de todas formas, comenta Pickhardt. Nunca deberían sentirse avergonzados por intentarlo.

“A largo plazo, intentarlo de forma insistente hace que tengan más confianza que hacerlo bien de forma intermitente” explica.

2. Anímale a que practique para ser mejor

Soy padre y estoy orgulloso de mis hijos - Eres Mamá

Anima a tu hijo para que practique cualquier cosa que le interese, pero sin poner demasiada presión en él.

Harmony Shu, un auténtico prodigio del piano, comentó a Ellen DeGeneres que, cuando comenzó a practicar tenía sólo 3 años.

“La práctica es una inversión de esfuerzo con la confianza de que la mejora vendrá después” explica Pickhardt.

3. Deja que resuelvan los problemas por sí mismos

Si siempre haces el trabajo duro por tus hijos, nunca tendrán la confianza ni la habilidad para resolver los problemas por sí mismos.

“La ayuda excesiva de los padres puede evitar que se desarrolle la confianza necesaria por parte de los críos” cree Pickhardt.

En otras palabras, es mejor que tu hijo saque algunas malas notas que unas calificaciones excelentes sólo porque le has ayudado. Así aprenderá a hacer el trabajo él solo.

4. Permite que actúen como lo haría un crío de su edad

No esperes que tu hijo se comporte como un adulto. “Cuando un niño cree que sólo está bien actuar como lo harían sus padres, esta expectativa poco realista puede desalentar el esfuerzo” explica. “Luchar para cumplir con las expectativas de una edad mayor a la que tienes puede reducir la confianza”.

5. Anímale a ser curioso

Algunas veces el flujo constante de preguntas puede cansar, pero deberían alentarle a que lo siga haciendo.

Paul Harris, de la Universidad de Harvard, comentó a The Guardian que hacer preguntas es un ejercicio positivo para los niños porque así se dan cuenta de que “hay cosas que no conocen, que hay mundos invisibles que nunca han visitado”.

Cuando comienzan a ir al colegio, los niños que vienen de familias que alientan su curiosidad tienen ventaja sobre el resto porque han practicado extrayendo información de sus padres, según The Guardian, y eso significa que también saben extraerla de sus profesores. En otras palabras, saben aprender mejor y más rápido.

Gables Montessori School CURIOUS CHILDREN, CREATIVE ADULTS | Gables  Montessori School

6. Dale nuevos retos

Demuestra a tus hijos que pueden alcanzar objetivos modestos antes de llegar a una meta más importante, como montar en bicicleta sin ruedas de apoyo.

“Los padres pueden hacer que desarrollen confianza incrementando poco a poco las responsabilidades” explica Pickhardt.

7. Evita crear atajos o excepciones sólo para ellos

Un tratamiento demasiado especial puede hacer que se reproduzca una falta de confianza, cree Pickhardt. “Los derechos adquiridos no son sustitutos de la confianza“.

8. Nunca critiques su rendimiento

Nada va a desanimar más a tu hijo que criticar su actuación o su rendimiento. Darle consejos o comentarle qué te ha parecido está bien, pero nunca le digas que ha hecho un mal trabajo.

Si tu hijo tiene miedo al fracaso es porque tiene miedo a que estés enfadado o decepcionado, por lo que nunca probarán cosas nuevas.

“Es muy frecuente que las críticas por parte de los padres reduzcan el valor que los niños se dan a sí mismo y la motivación” comenta Pickhardt.

9. Trata los errores como oportunidades para aprender algo

“Aprender de los errores da confianza” dice. Pero sólo ocurre cuando tú, como padre, tratas los errores como una oportunidad para crecer y aprender.

No seas sobreprotector. Permítele que se equivoquen de vez en cuando y entonces explícale cómo debe hacerlo la próxima vez.

Pickhardt comenta que los padres deberían ver estos momentos como una oportunidad para enseñar a sus hijos a no temer al fracaso.

10. Abre la puerta a nuevas experiencias

Pickhardt cree que tú, como padre que eres, tienes la responsabilidad de “incrementar la exposición de tu hijo a experiencias vitales importantes para que el niño aumente su confianza interactuando con un mundo más complejo”.

Exponer a los niños a nuevas experiencias les enseña que no importa cómo de terribles parezcan y que siempre pueden superarlas.

11. Enséñale cómo sabes hacer las cosas

Eres el héroe de tus hijos, al menos hasta que llegan a la adolescencia.

Usa este poder pera enséñales cómo deben hacer las cosas, pensar, actuar y hablar. Preséntate como un ejemplo, un modelo a seguir.

ejemplo hijos

Pickhardt cree que verte tener éxito ayuda a tus hijos a tener confianza en que ellos también pueden hacerlo.

12. No les digas que estás preocupados por ellos

La preocupación de los padres puede ser interpretada de forma frecuente por los niños como carencia de confianza en ellos, comenta Pickhardt. “Expresar confianza en ellos puede aumentar su confianza en sí mismos”.

13. Felicítales cuando hayan conseguido lidiar con una situación complicada

La vida no es justa. Es dura y todos los niños deben aprenderlo en algún momento.

Cuando se encuentran con problemas de este tipo, Pickhardt cree que los padres deberían señalar cómo de duros son estos retos.

Es importante recordar a tus hijos que el camino al éxito está lleno de baches y trampas, añade.

14. Ofrece tu ayuda y apoyo, pero sin pasarte

Darle demasiada ayuda puede reducir la confianza de un niño en sí mismo, cree Pickhardt.

La ayuda ocasional de los padres sí puede ayudar a construir esa confianza“.

15. Aplaude su voluntad de probar cosas nuevas

Ya sea probar con el equipo de baloncesto o montarse por primera vez en una montaña rusa, Pickhardt cree que los padres deben aplaudir la voluntad de sus hijos por probar cosas nuevas. Sugiere decir algo tan sencillo como “Eres valiente por atreverte con esto”.

“El confort llega por simplemente limitarte a lo que conoces; el coraje requiere probar cosas nuevas y distintas” comenta.

16. No le permitas que se evada de la realidad estando todo el día en Internet

No permitas a tu hijo esconderse tras la pantalla de un ordenador. En lugar de eso, anímale a conocer a personas reales en el mundo real.

“La confianza en el mundo virtual -aunque es importante- no es igual que la confianza en el mundo offline” comenta Pickhardt.

17. Sé autoritario, pero no demasiado duro o estricto

Cuando los padres son demasiado estrictos o duros, la confianza de un niño en sí mismo puede reducirse.

“Depender de lo que te digan o no tus padres puede evitar que un niño se comporte de forma atrevida” opina.

Tips para el éxito de tus hijo en la escuela

0

No es ninguna sorpresa que el éxito o fracaso en la escuela empieza en casa. Estudios han relacionado el desempeño académico deficiente con factores como falta de sueño, mala nutrición, obesidad y falta de apoyo de los padres.

La buena noticia es que los mismos estudios también mostraron calificaciones más altas en las pruebas para los estudiantes que viven en hogares en donde existen hábitos saludables, rutinas regulares y buena comunicación. ¿Cómo puede garantizar el éxito de su hijo en la escuela este otoño con la mejor base posible? Siga estas sugerencias y vea a su hijo triunfar.

  • Aplique hábitos saludables
Es bueno que los niños coman mientras ven la tele?

Usted no puede desempeñarse bien cuando no se siente bien. Para ayudar a su hijo a tener mejores oportunidades para triunfar en la escuela, asegúrese de que siga hábitos saludables en casa. Elija una hora de dormir que le dará a su hijo suficiente sueño y proporcione un desayuno saludable todas las mañanas. Estimule el ejercicio y limite la cantidad de tiempo que pase viendo televisión, jugando juegos de video, escuchando música o usando la computadora.

  • Apéguese a una rutina

La mayoría de los niños se desarrollan en estructuras y responderán bien a las rutinas que los ayudan a organizar sus días. Por ejemplo, en nuestra casa, mi hijo se viste, arregla su cama y desayuna mientras yo le preparo su almuerzo y preparo su mochila escolar con las tareas terminadas y formularios completos. Cuando llega a casa en la tarde, le sirvo un refrigerio y él hace su tarea mientras yo preparo la comida. Sus rutinas pueden ser diferentes, pero la clave es hacer lo mismo todos los días para que su hijo sepa qué esperar.

  • Cree una “plataforma de lanzamiento”

Los padres veteranos saben que es importante tener un lugar específico para colocar las mochilas, chaquetas, zapatos, loncheras y proyectos escolares todos los días. Algunos lo llaman “plataforma de lanzamiento”, mientras que otros lo llaman “área de equipaje”. Nuestra área es un gancho atrás de la puerta.

Como sea que lo llame, encuentre un lugar en donde su hijo pueda mantener sus artículos que necesita para la escuela todos los días y mantenerse organizado. Entonces, sabrá de inmediato en dónde encontrar todo durante las prisas de la mañana.

  • Designe un espacio

En la escuela, su hijo tiene un escritorio o mesa en donde trabaja. Tiene suficiente luz, muchos suministros y suficiente espacio para trabajar. ¿Por qué no proporcionarle el mismo tiempo de ambiente para las tareas? Un espacio diseñado para las tareas con frecuencia facilita y hace más divertido que los niños terminen sus tareas en casa. Un escritorio es maravilloso, pero una canasta con suministros y un espacio en el gabinete de la cocina también ayuda.

  • Lea, una y otra vez

Con frecuencia se dice que los niños pasan los primeros años aprendiendo a leer y el resto de la vida leen para aprender. La palabra escrita es una puerta a toda clase de aprendizaje y mientras más lea con su hijo, mejores oportunidades tendrá de convertirse en un ávido lector competente.

Intente sentarse con su hijo para leer un poco todos los días, dele suficientes oportunidades para que lea en voz alta, y principalmente, diviértase. Mientras que la importancia de leer con su hijo no puede ser suficientemente enfatizada, no deberá ser causante de estrés.

  • Siempre aprenda

Es posible que su hijo pase los años preescolares, pero la educación en casa todavía es una parte determinante de su experiencia de aprendizaje en general. “Algunas de las actitudes recientes son aquellas que las escuelas y los maestros determinan, para asegurarse que sus hijos estén aprendiendo y estén sanos y salvos”, dice Barbara Frankowski, M.D., MPH, FAAP y miembro del Consejo de AAP en Salud Escolar. “Es mucho lo que pueden hacer los maestros. Los padres deben complementar con buen apoyo en casa”.

Busque maneras de enseñar a su hijo durante el día. Por ejemplo, cocinar combina elementos de matemáticas y ciencias. Utilice el tiempo cuando prepare la comida como una oportunidad para leer y seguir instrucciones, discutir fracciones, hacer hipótesis (“¿qué sucederá cuando bata las claras de los huevos?”) y examinar los resultados.

  • Tome la iniciativa

Los niños aprenden con el ejemplo. Deje que sus hijos “lleven” la lectura. Tómese el tiempo para aprender nuevas destrezas y discuta la experiencia con ellos. Siéntese y pague las cuentas o haga otra “tarea” mientras que sus hijos hacen la tarea de la escuela.

Si muestra una fuerte ética laboral y continuamente busca oportunidades de aprendizaje, los niños empezarán a seguir el mismo comportamiento en sus propias vidas.

Aprende en casa: La plataforma para "papás maestros" de la SEP - Líder  Empresarial
  • Hable con frecuencia

¿Sabe qué siente su hijo sobre su clase, maestro y compañeros de clase? De lo contrario, pregúntele. Hable con él sobre lo que le gusta y lo que no le gusta de la escuela. Dele la oportunidad de expresar sus ansiedades, entusiasmos o desilusiones sobre el día y continúe apoyándolo y estimulándolo al halagar sus logros y esfuerzos.

  • Muestre interés

No limite su apoyo a su hijo; extiéndalo a sus maestros también. Conozca a los maestros y permanezca en contacto regular telefónicamente o por correo electrónico para que pueda discutir cualquier inquietud que pueda surgir. No solamente preparará el camino para hacer preguntas, también hará que los maestros se sientan más seguros con llamarlo si tienen alguna inquietud sobre su hijo.

  • Espere el éxito

Posiblemente la forma más importante en la que puede apoyar los esfuerzos de su hijo en la escuela es esperar que tenga éxito. Eso no significa que le exija que sea el mejor estudiante o el mejor atleta o el mejor artista. En su lugar, hágale saber que espera que “dé lo mejor” para que se sienta orgulloso de lo que ha logrado.

Si deja en claro esa expectativa y proporciona un ambiente hogareño que promueva el aprendizaje, entonces su hijo tendrá mayor probabilidad de convertirse en un mejor estudiante.

Foto por freepik

Claves para mejorar la convivencia familiar

0
Family home activities concept. Happy boy and girl with parents playing board games with cards and dices in living room. For entertainment, togetherness, having together topics

La familia es el principal círculo social que una persona puede tener. De acuerdo a una investigación publicada en Psychology Science of Therapy, es fundamental realizar actividades que fomenten la convivencia familiar para lograr un sano desarrollo emocional y cognitivo.

Tener una buena relación con los hermanos y padres, fortalece los vínculos afectivos y mejora la autoestima de cada uno de los miembros de la familia. Para mejorar tu relación familiar, te sugerimos estos tips.

  1. Dediquen tiempo unos a otros. Apoya a tus hermanos y padres en sus actividades, juegos y aficiones.
  2. Traten de comer o cenar la mayor parte de la semana. Si tienen agendas complicadas, programen un día para comer juntos.
  3. Dediquen un día a la semana a hacer algo como visitar a los abuelos, dar un paseo, caminar, jugar, etc. su imaginación es el límite.
  4. Cocinen, limpien, jueguen, duerman, platiquen y rían juntos.
  1. Sean espontáneos. Cuando estén juntos disfruten del momento y compartan pequeñas experiencias, pueden improvisar juegos o simplemente ver una película.
  2. Dediquen tiempo para platicar. La comunicación es vital para fortalecer los vínculos afectivos de la familia.
  3. Celebren sus logros tanto familiares como individuales. Asimismo, motívense mutuamente para lograr metas.
  4. Cuando haya problemas, eviten las discusiones y las malas palabras. El respeto es un pilar fundamental para una sana convivencia familiar. Pueden elegir a alguien como mediador.
  1. Busquen formas de ayudarse mutuamente, sobre todo si alguien tiene fuertes problemas.
  2. Cuando surjan eventos importantes busquen la unión. Está comprobado que, al sentir el apoyo familiar, las personas toman decisiones más asertivas.

El amor y la comunicación son la base de cualquier tipo de relación familiar, por ello es importante desarrollar una sana convivencia. De esta forma las personas crecen y viven de una forma más saludable emocionalmente.

La importancia del deporte en nuestro bienestar mental

0

Aunque todos sabemos que hacer deporte es bueno para nuestra salud, todavía una gran parte de la población no realiza la actividad física suficiente. Quizás no son conscientes de cómo influye el deporte en nuestro bienestar psicológico. Pues, a pesar de que hacer ejercicio tiene muchos beneficios físicos, también los tiene para nuestra mente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) apunta a que “cerca del 23 % de los adultos y del 81 % de los adolescentes en edad escolar no se mantienen lo suficientemente activos”. Para cambiar esto, es conveniente descubrir cómo actúa el deporte en nuestro bienestar psicológico. De esta forma, puede que tomemos la decisión de convertirlo en un hábito.

El clima motivacional y la orientación de la tarea

Tanto el clima motivacional como la orientación de la tarea son dos conceptos que menciona la Propuesta de un modelo explicativo del bienestar psicológico en el contexto deportivo. De hecho, habla sobre la motivación intrínseca; es decir, sobre aquello que nos impulsa a hacer deporte porque les hace sentir bien o porque, simplemente, les gusta. Todo esto es lo que hace que el deporte influya en nuestro bienestar psicológico.

El clima motivacional puede surgir tanto si practicamos un deporte en grupo, competitivo o en solitario. En los dos primeros casos, veremos como nuestros compañeros mejoran, como van adquiriendo nuevas habilidades, lo que nos motivará a superarnos a nosotros mismos.

Con respecto a practicar deporte en solitario, apoyarnos en vídeos que nos sirvan de guía para realizar una rutina ordenada de ejercicios o contar con un entrenador personal nos ayudará a mantenernos motivados. El deporte se convertirá en una experiencia estimulante que tendrá un impacto notable en nuestra autoestima.

Tanto el clima motivacional como la orientación de la tarea supondrán un refuerzo para nuestro entrenamiento. Además, el progreso que es consecuencia de la práctica nos dará una sensación de competencia, dominio y control muy reforzadora.

La inteligencia emocional en el deporte influye en nuestro bienestar psicológico

La Propuesta de un modelo explicativo del bienestar psicológico en el contexto deportivo señala que “la inteligencia emocional influye directamente sobre el bienestar psicológico” de las personas que hacen algún tipo de deporte. Esto es importante, ya que durante la práctica deportiva suelen aparecer muchas emociones.

Pensemos en el estrés que puede aparecer antes de una competición, la frustración por no superar una marca o la preocupación porque tras semanas de ejercicio físico intenso, los cambios físicos todavía no son tan notorios como se esperaría.

La inteligencia emocional, en este caso, nos permite modificar nuestro comportamiento en nuestro propio beneficio. De esta manera:

  • Podemos transformar el estrés que aparece antes de una competición en un impulso para no relajarnos y darlo todo en el momento en el que nos toque competir.
  • La frustración por no superar una marca puede ser utilizada para continuar trabajando cada día, marcándonos pequeños objetivos que nos permitan alcanzar esa meta final.
  • La preocupación que puede generar la sensación de que no se producen resultados o de que no se producen los resultados deseados nos puede ayudar a cuidar otros factores relacionados con el rendimiento deportivo, como pueden ser la dieta o el descanso.

El ejercicio físico nos permite tener una mayor inteligencia emocional y esto, a su vez, hace que el deporte influya en nuestro bienestar psicológico.

La sensación de seguridad en uno mismo, confianza y aprendizaje -derivado de la experiencia- impactan en la autoestima, permitiendo que nos sintamos mejor.

Reduce el estrés y la ansiedad

A pesar de que en la práctica de cualquier deporte de competición podamos sentir estrés ante determinadas pruebas, esto no quiere decir que sea negativo. Gracias a la inteligencia emocional que podemos desarrollar y que nos permitirá gestionar mejor nuestras emociones, el estrés diario derivado del trabajo u otro tipo de preocupaciones se reducirá.

Carefree blonde girl sitting at stadium with bottle of juice. Outdoor portrait of winsome female model resting after training.

El estrés está relacionado con la ansiedad, si este se prolonga en el tiempo, y con una disminución de la sensación de bienestar. Por esta razón, la actividad física tiene esta otra ventaja que nos permite poner freno a los pensamientos rumiantes, tener una sensación de mayor control y, por lo tanto, una mejor gestión y liberación del estrés.

Que el deporte influye en nuestro bienestar psicológico es algo que podemos percibir en cuanto nos rodeamos de personas que lo practican. Parecen más felices, motivadas y con energía. Todo esto lo podemos conseguir también nosotros si empezamos a hacer ejercicio. Un bienestar que repercutirá de manera positiva en nuestras relaciones, nuestra manera de abordar las dificultades en el trabajo y otra serie de circunstancias que podemos experimentar en nuestro día a día.

88,261FansMe gusta
8,713SeguidoresSeguir
1,300SuscriptoresSuscribirte
SUSCRÍBETE
Mantente actulizado del movimiento #NoEstáChido
ÚNETE HOY
close-link