A veces la comunicación brilla por su ausencia en las familias y tanto a corto como a largo plazo salen las consecuencias negativas entre las personas. Comunicarse no sólo consiste en intercambiar palabras entre los miembros de la familia, tiene más que ver qué decimos, cómo lo decimos, por qué, cuándo y el significado real de las palabras. El lenguaje no verbal también juega un papel primordial, puesto que este lenguaje junto con el verbal se deben fusionar.

¿Hay buena comunicación en tu familia?

¿Tienes dudas de si hay o no buena comunicación en tu hogar? Atenta, porque si cumples los siguientes puntos es muy probable que goces de buenas habilidades comunicativas.

* Pasas tiempo dialogando.
* Se comparten sentimientos de todo tipo.
* Cuando existen necesidades o deseos se expresan en confianza.
* Cuando ocurre algo negativo no se buscan culpables sino soluciones ante los conflictos.
* Entre los miembros de la familia se muestra interés y respeto por los sentimientos de los mismos.
* La comunicación se expresa de forma verbal y no verbal.
* Las palabras son coherentes con las acciones.
* Existe comunicación directa entre los miembros.

Comunicación con los niños y adolescentes

Si no cumples los puntos anteriores es posible que la comunicación de tu hogar deba verse reforzada y para ello se deberá involucrar a todos los miembros de la familia desde los más pequeños de la casa.

Los niños y los adolescentes no deben verse excluidos de este proceso puesto que si se convierte en algo crítico en la comunicación familiar siempre surgirán problemas.
Los niños aprenden a escuchar con el ejemplo y este es esencial no sólo para obtener la información sino también para procesarla y comunicarse con los demás.

¿La comunicación familiar está rota?
¿Alguna vez has sentido que la comunicación con tu hijo está rota y es como si hablaran idiomas diferentes?

No te alarmes porque es más común de lo que te imaginas. Son muchos los padres que piensan que el hijo obedezca es suficiente para tener buena comunicación, y nada más lejos de la realidad, puesto que en este caso no existe una comunicación real de intercambio de ideas y sentimientos por ambos lados.

Formas de comunicarse en familia

Potenciar y velar cada día por una buena comunicación en la familia hará que tu hijo tenga la oportunidad de convertirse en una persona feliz y con confianza en sí mismo.
Es cierto que los adultos y los niños no tienen la misma forma de comunicación pero es importante que como padres estén listos para escuchar siempre lo que los hijos quieren decir, tanto si es buen momento como si no, dar prioridad a sus sentimientos es imprescindible para su buen desarrollo emocional.

Comunicación positiva

¿La comunicación de tu familia es positiva? Mira alguna de los aspectos que se deben tener en cuenta para mejorar la comunicación en tu familia:

* Muestra interés por lo que los demás tienen que decir.
* Escucha atentamente lo que dicen.
* Muestra respeto por los sentimientos ajenos e intenta saber de qué sentimiento se trata.
* No hagas juicios negativos ni saques conclusiones antes de tiempo.
* Evita las críticas.
* Prueba a ser empática y ponte en los zapatos del otro.

Además te aconsejo que escuches con atención y sin interrumpir, observa el lenguaje corporal para saber realmente cómo se siente, ten contacto corporal para que sepa que estás a su lado cuando te necesite y sobre todo, responde y no ignores su demanda asegurándote que entiendes lo que te quiere decir y le devuelvas un mensaje de entendimiento por tu parte.


¿Qué tan bien se comunican en familia?

Por María José Roldán | Vía vix.com