Actividades para niños en la FIL Guadalajara

0
1859

Los niños tienen una presencia cada vez más fuerte en la FIL de Guadalajara. Numerosas actividades los invitan a seguir el llamado de la aventura con que suelen iniciar todas las historias memorables.

Hace poco, un amigo mío que vive, como yo, en la Ciudad de México, me comentó que estaba pensando en pedir sus vacaciones de este año para ir a Guadalajara; para ser más precisos, para asistir por primera vez a la FIL. “Pero me detiene algo: ¿no será muy aburrido para mis hijos?”, me preguntó. Mi amigo tiene tres hijos: una niña de nueve que siente que tiene once (odia todo lo que esté dirigido a niños de diez años para abajo); una de cinco que recién aprendió a leer y escribir y está fascinada con eso; y un chiquitín de tres años que acaba de entrar al kínder.

No sé si hizo bien o mal en preguntarme porque, aunque le habría podido responder: no, no va a ser aburrido para tus hijos, lo que siguió fue un monólogo (mío) de media hora acerca de lo genial que es la FIL Niños. No sé si de buena fe o sarcásticamente, mi amigo me sugirió convertir mi perorata en una guía de turistas y más o menos eso es lo que pretendo hacer aquí. Así que si ustedes tienen planeado dedicar un buen rato a la FIL y no saben si es buena o mala idea llevar a los más pequeños… por favor, sigan leyendo. Hay que empezar por el principio: la Feria Internacional del Libro de Guadalajara se toma muy en serio a los niños y niñas.

Tanto así que, además del espacio general, en el que hay stands de muchas editoriales con libros infantiles y algunas que se dedican específicamente a ese público lector, existe un área especialmente diseñada para las actividades infantiles.

Cada año, esta zona cambia de apariencia, convirtiéndose en una especie de fiesta temática y relacionando la decoración y las actividades con obras literarias específicas. Por ejemplo, en 2017, la FIL Niños tuvo como tema “Bajo sospecha” y todo ahí tuvo que ver con misterios, pistas, huellas y detectives, mientras que en otras ocasiones ha girado en torno al steampunk, a un mundo de cabeza, a los viajes, a los monstruos… En 2018, el lema de la FIL Niños fue “Escucha el llamado” y se refiere, por supuesto, al llamado a la aventura con que inician tantas historias de héroes y heroínas que han conquistado la imaginación de los lectores desde que la literatura existe (y antes, ya fascinaban a los escuchas de los juglares que se dedicaban a contar sus historias).

De entrada, podría haber quien se preguntara si un tópico así es adecuado para niños y niñas por igual (dado que aún existe gente que cree que las aventuras son para niños y que las niñas requieren de otro tipo de historias más sosegadas). Justo por eso me parece genial la elección y el hecho de que en varias de las actividades de FIL Niños se hablará de personajes femeninos que aceptan el reto y se lanzan a la aventura, como Sherezada (en Las mil y una noches), Wendy (en Peter Pan) o Momo (en la novela del mismo título).

De hecho, hubo un taller en específico, dirigido al grupo de los 7 a los 9 años de edad, titulado El llamado es para todos. Ahí (se impartió todos los días entre el lunes 26 y el viernes 30 de noviembre, en diversos horarios) se hablo de muchos personajes femeninos que pueden ser inspiradores para niñas y niños por igual, ya que se atreven a enfrentar el peligro que acecha afuera pero también sus propios miedos.

Por cierto, acabo de mencionar dos elementos muy importantes de FIL Niños: los talleres, claro; pero también el hecho de que hay actividades planeadas para edades específicas. Esto último es importante porque se toman en cuenta los intereses, pero también el grado lector, el desarrollo emocional, intelectual y motriz de cada edad… ¡desde los tres años! De esta manera hay talleres para niños y niñas de 3 a 6 años, de 7 a 9 y de 10 a 12. Eso sí: la FIL Niños no es una guardería ni un servicio de niñera, por lo que no se puede dejar ahí a los niños y regresar por ellos horas después (eso también se lo aclaré a mi amigo). Con todo, no me parece algo malo. Por el contrario, sirve para que los adultos atestigüen el entusiasmo, el descubrimiento, la maravilla que experimentan sus pequeños. Nunca está de más, ¿no creen?

Los talleres no son lo único que tiene la Feria Internacional del Libro de Guadalajara para el público infantil. De hecho, FIL Niños cuenta con su propio foro, en el que habrá más de ochenta funciones distintas: teatro, música, clown, cine, cuenta-cuentos e incluso actividades de divulgación científica van a tener ahí su espacio.

Cada año, el espacio de FIL Niños parece insuperable. Cada nueva edición de la Feria vuelve a sorprendernos con nuevas formas de interesar a los niños en las letras, de acercarlos de una forma juguetona e imaginativa a las diversas expresiones artísticas. Espero realmente que mi amigo se anime y decida llevar a sus hijos a la FIL. Pero, incluso si no sucede, sé que muchas otras mamás y papás escucharán el llamado y darán una gran experiencia a sus familias.

Por Raquel Castro | Vía milenio.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here